jueves, 12 de octubre de 2017

Crónicas del Che en Costa Rica


El 14 de junio de 1928 nació Ernesto Guevara de la Serna en la ciudad de Rosario, Argentina. Hijo de Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna. Desde niño se crió en un ambiente propicio para un pensamiento crítico. Su familia era librepensadora, anticlerical, con posiciones de izquierda, sin militar en partido alguno y ajena a todo tipo de convencionalismos. Cuando Ernesto cumplió los diez años era un decidido partidario del bando republicano, en medio de la guerra civil española (1936-1939), como reflejo de las opiniones familiares y de la visita asidua a su hogar, en Alta Gracia, de exiliados españoles. Al llegar a la adolescencia ha perfilado una personalidad muy fuerte, curiosa, rebelde, inconforme ante la realidad social y ávido de aventuras, deseaba conocer y viajar.

Su afán de conocer lo impulsó a realizar tres viajes que terminarían por moldear su visión ante la vida y definirían su actuar posterior. Así, el 1 de enero de 1950 realizó su primer viaje hacia el norte de Argentina, lo hizo en una bicicleta provista de un pequeño motor italiano marca Cucchiolo. En seis semanas recorrió doce provincias y unos 4.500 km. Además, inició una costumbre que mantendría hasta el último día de su vida, escribir un diario personal, que como una bitácora le permitiera reseñar todas las incidencias y vivencias que le acontecieran. Estas experiencias también lo confrontaron con la realidad, al descubrir en toda su crudeza la miseria y con ello reforzar su posición de rechazo a las oligarquías nacionales y su creciente antinorteamericanismo.

El 4 de enero de 1952, aconteció su segundo viaje, esta vez lo hizo en compañía de su amigo Alberto Granado y duraría nueves meses. Salieron de la Argentina en una vieja moto marca Norton apodada “La Poderosa”, sin embargo, ya en Chile hubo que dejarla atrás pues no servía. Recorrieron minas, desiertos, ruinas arqueológicas y ciudades. Tomaron conciencia del poder desmedido de las transnacionales y su explotación hacia los trabajadores. En Perú visitaron los leprosarios de Huambo y San Pablo en la Amazonía. En este último punto se embarcaron en una balsa para seguir el curso del Río Amazonas hasta el pequeño pueblo de Leticia y de ahí a Bogotá, Caracas y en avión regresar a Buenos Aires.

Luego de este segundo viaje, Ernesto ha cambiado mucho y reconoció “que este vagar sin rumbo por nuestra mayúscula América me ha cambiado más de lo que creí”. Tanto ha cambiado, que el 11 de abril de 1953 al graduarse de médico, en la Universidad de Buenos Aires, recibió la propuesta, nada despreciable, de integrase al equipo de trabajo del alergólogo Dr. Pisani y él la rechazó. Siente que su vida no puede atarse a algo, pues quiere conocer el mundo.

El 7 de julio de 1953 inició su tercer viaje y, sin saberlo, el definitivo de su vida, ésta vez acompañado de su amigo Carlos Ferrer. Su itinerario previsto sería Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela y nuevamente Argentina. No obstante, los planes del viaje cambiaron a fines de septiembre, cuando en Guayaquil conoció a otro viajero argentino de nombre Eduardo Paul (Gualo) García, quien lo convenció de continuar rumbo a Guatemala, para conocer de cerca el proceso revolucionario que acontecía en ese país bajo el gobierno de Jacobo Arbenz.

A Costa Rica ingresó el martes 1 de diciembre de 1953, hace sesenta años, con tan sólo 25 años de edad y como parte de un viaje turístico que tenía mucho de búsqueda de un camino que le diera rumbo y sentido a su vida.

Con cinco dólares en el bolsillo cruzó la frontera de Paso Canoas y luego de agotadoras jornadas a pie, en camiones de carga y ferrocarril bananero lograron llegar a Golfito. En el puerto conoció de primera mano el accionar de la compañía bananera y la división en clases que establecieron para el diario funcionamiento de la empresa. Visitaron el hospital y recorrieron hasta donde pudieron algunas fincas bananeras para conocer las plantaciones y las personas que ahí vivían.

En Golfito encontraron a Alfredo Fallas, un residente en la zona, con quien traban amistad y les ayuda con la comida y hospedaje. Luego les entregó una carta de presentación para que un amigo suyo de Puntarenas llamado Juan Calderón Gómez les brindara apoyo para continuar la travesía hacia San José.

El trayecto de Golfito a Puntarenas lo cubrieron por medio del servicio de cabotaje, en un barco de la compañía bananera llamado Río Grande. La travesía en medio de un mar agitado tardó dos días y arribaron al puerto de Puntarenas al atardecer del segundo día. Una vez en tierra firme contactaron a Juan Calderón y éste, por ayudarlos, les suministró 21 colones para los pases del autobús a San José.

En San José buscaron y visitan la embajada de Argentina, ahí logran que les regalen algo de yerba mate, tan necesaria para los gustos y costumbres de los habitantes del cono Sur de América. También hacen gestiones para visitar el Lazareto Las Mercedes ubicado en Tirrases de Curridabat y el Hospital San Juan de Dios. En estos centros de salud fueron atendidos cordialmente por los doctores Arturo Romero López y Alfonso Trejos Willis.

Pero el San José al cual llegan Guevara y García es una capital agitada por la presencia de muchos exiliados del Caribe, que han encontrado en el gobierno de José Figueres Ferrer (1953-1958) un terreno propicio para descansar y elaborar conspiraciones con las cuales derrocar a los gobiernos dictatoriales, que dirigían los destinos de los países de donde procedían. Además, existía en el centro de la ciudad un café que era un hervidero de exiliados. Todo el día pasaba lleno y las conversaciones giraban casi que permanentemente sobre política y futuras revoluciones. Su nombre era la Soda Palace pero para el argot de los expatriados era “La Internacional”. Allí, una tarde fortuita, Ernesto contactó e hizo amistad con dos cubanos miembros del Movimiento 26 de Julio y sobrevivientes de los ataques a los cuarteles militares del Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Eran Calixto García Martínez (futuro Comandante de la Revolución) y Severino Rosell González. Ellos le hablaron de Fidel Castro, de sus ideas y de sus planes, Ernesto escuchó asombrado sus relatos y les indicó que se dirigía a Guatemala.

Con toda seguridad en este mismo café realizó los contactos necesarios para entrevistarse con dos políticos de primer nivel, que se encontraban asilados en Costa Rica. Rómulo Betancourt Bello y Juan Bosch futuros presidentes de Venezuela y República Dominicana, respectivamente. Resulta interesante como un muchacho de 25 años, sin ninguna relevancia política logró ser recibido por estos líderes y departir con ellos sobre política internacional. Guevara posteriormente describió a Bosch como “un literato de ideas claras y de tendencia izquierdista. No hablamos de literatura, simplemente de política”; mientras que de Betancourt expresó “me da la impresión de ser un político con algunas firmes ideas sociales en la cabeza y el resto ondeante y torcible para el lado de las mayores ventajas”.

De igual manera intentó conocer al expresidente costarricense Otilio Ulate Blanco (1949-1953) y al líder comunista Manuel Mora Valverde. Ulate le manifestó que estaba muy ocupado y no podría recibirlo. Por el contrario, Manuel Mora accedió a su solicitud y le dio una amplia y minuciosa explicación sobre la situación política de Costa Rica y los sucesos militares de 1948. De Mora dirá que le impresionó mucho su personalidad y convicciones políticas “es un hombre tranquilo, más que eso pausado, pues tiene una serie de movimientos de tipo tics que indican una gran intranquilidad interior, un dinamismo frenado por el método”.

Ernesto y Gualo García también se apersonaron al Diario de Costa Rica, para que el rotativo les publicara un relato de su viaje y peripecias. El reportaje salió en el periódico del día viernes 11 de diciembre de 1953 y entre otras cosas apuntaba, que Gualo era un estudiante de derecho y Ernesto un médico interesado en contactarse con especialistas en la enfermedad de la lepra. Expresaban que su viaje tenía por finalidad ampliar el ámbito de su cultura general y estudiar la problemática que afectaba a los países indoamericanos. Hacían una valoración del proceso de transformación política, que estaba viviendo en esos momentos Bolivia y finalmente indicaban que salieron de la Argentina en enero (en realidad fue en julio) y que en un año de viaje habían ya gastado la suma de mil dólares.

Un día antes de la aparición del reportaje periodístico le había enviado una carta a su tía Beatriz en Buenos Aires. En ella le contó los últimos incidentes del viaje y le expresó que “en Guatemala me perfeccionaré y lograré lo que me falta para ser un revolucionario auténtico”. Con ello quiso dejar claro que el joven Ernesto ha dejado de ser un rebelde sin causa y que tiene muy claro el norte de su vida. Además, reconoció implícitamente que ha optado por una visión política y transformadora de la realidad social.

Para enrumbarse hacia la frontera con Nicaragua tomaron un autobús que los llevó de San José a Alajuela y de ahí a Liberia viajaron en autoestop. Su apreciación de Liberia fue el de un “pueblito infame y ventoso” como los de la provincia de Santiago del Estero. El trayecto de Liberia a Peñas Blancas lo realizaron con múltiples dificultades, una parte en jeep, otra caminando, luego en autoestop hasta La Cruz y finalmente después de vadear varios ríos lograron llegar a la frontera el lunes 21 de diciembre.

El día 24 de diciembre han conseguido entrar a Guatemala, permaneció en ese país por espacio de diez meses, hasta septiembre de 1954, cuando después del derrocamiento del presidente constitucional Jacobo Arbenz; se vio obligado a exiliarse en México. Para aquel momento ya era un revolucionario convencido, nada más le faltaría reencontrarse con sus amigos cubanos en la ciudad de México, conocer a Fidel Castro y convertirse en el CHE.

Alberto Granado su amigo de juventud años después diría “los que gozamos de su amistad y pudimos palpar su capacidad moral e intelectual, por encima de la media de la humanidad, tenemos que tener presente siempre, que este gran amigo es sólo un hombre y solamente un hombre y no un ser mitológico”.

Articulo: Carlos Ml. Zamora Hernández                                                                                                    Correo: cmzh08@yahoo.es
Fuente: Diario Extra (2013)                                                                              http://www.diarioextra.com/Noticia/detalle/219722/hace-60-anos-el-che-visito-costa-rica


miércoles, 26 de julio de 2017

La Hojilla | Invitadas: Candidatas a la ANC Iris Varela y Olga Álvarez

Comunicado de apoyo a la Constituyente


COMUNICADO

Los Círculos Bolivarianos Socialistas de Costa Rica que desde el inicio de la Revolución Bolivariana liderada por el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías y actualmente conducida por el presidente Nicolás Maduro Moros, una vez más reiteramos nuestro irrevocable apoyo a la tarea socialista de inclusión social que ustedes han venido llevando demostrando fortaleza, ahínco y sentido patriota revolucionario ante ataques irracionales de muerte, destrucción e invasión por parte de una mal llamada derecha.

Respaldamos el Proceso Constituyente en la República Bolivariana de Venezuela que dará píe a la Asamblea Nacional Constituyente para promover el debate político social, para blindar la Carta Magna que emprendió el presidente Hugo Chávez Frías en 1999,  como única y solvente herramienta para fortalecer la nación ante adversidades internas y externas. 

Repudiamos, todo acto vandálico, mediático o de oposición al derecho absolutamente soberano de autodeterminación que en la máxima expresión democrática se materializa en tan sagrado proceso.

 Como costarricenses,  pedimos disculpas por el papel complaciente de algunos partidos, organizaciones y seudo intelectuales, medios de prensa locales que han arremetido con injusta  premeditación contra el proceso revolucionario venezolano con el ánimo de impedir la Constituyente, para seguir  imponiendo su inhumano y desvalorado modelo de democracia.

 Además deploramos y rechazamos categóricamente las arbitrarias y acéfalas posiciones de OEA, Estados Unidos y  la Unión Europea de arremeter contra Venezuela para favorecer intereses empresariales transnacionales.

El Libertador Simón Bolívar, constituyente por excelencia, nos dejó bien claro el valor de los procesos constituyentes y del soberano protagónico.

“Nada es tan conforme con las doctrinas populares como el consultar a la nación en masa sobre los puntos capitales en que se fundan los Estados, las leyes fundamentales y el Magistrado Supremo. Todos los particulares están sujetos al error o a la seducción, pero no así el pueblo, que posee en grado eminente la conciencia de su bien y la medida de su independencia. De ese modo su juicio es puro, su voluntad fuerte y, por consiguiente, nadie puede corromperlo ni menos intimidarlo. Yo tengo pruebas irrefragables del tino del pueblo en las grandes resoluciones, y por eso es que siempre he preferido sus opiniones a las de los sabios”.

Por lo tanto reiteramos nuestro firme e incondicional propósito de apoyo solidario como procuradores de la inclusión social, declaramos nuestro indefectible compromiso con el bravo pueblo venezolano, con su presidente Nicolás Maduro Moros y con el proceso democrático para constituir la Asamblea Nacional Constituyente.

CHAVEZ VIVE…LA LUCHA SIGUE


Articulo: Eduardo Medina Guevara
Fuente: Prensa CBSCR


sábado, 27 de mayo de 2017

Plan fascista busca liquidación física y moral de la GNB


“Te amo mucho hija, me siento bien al tenerte” escribió Niumar Sanclemente en su perfil personal de Facebook el pasado 22 de diciembre. Agregó al texto la foto de una bebé en su cochecito con un cintillo rosado y lazo amarillo enmarcado su cabecita. Al lado un “selfie” donde se le ve con el uniforme de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el componente de la fuerza armada de Venezuela que tiene las principales responsabilidades en el mantenimiento de la paz y el orden interno.

Unos días antes había publicado otras fotos de la pequeña, incluyendo una donde se le ve en ropa de casa cargándola y sonriendo. Era una forma de presentarla en público y así lo dijo. Pero también expresó su sentimiento por lo que implicaba su trabajo como sargento de la Guardia: “Desaparecido como siempre solo un tiempo pero aquí estoy de nuevo”.

Así se lo imponía su compromiso como guardia nacional bolivariano. No era un trabajo como cualquier otro, donde se regresa cada día a casa luego de la jornada. Seguramente eso lo motivaba a preguntarse, como lo hacía en septiembre, unos meses antes, “si estuvo bien haber escogido esto”.

Todo indica, sin embargo, que la llegada de la bebé y estar disfrutando un asueto navideño, le hizo olvidar esa preocupación o ponerla de lado. Frases como “trabajo a la mano de Dios” o “a la voluntad de Dios, indicaban que Sanclemente, a sus 28 años, tenía claro ese panorama.
Niumar Sanclemente
Sargento Niumar Sanclemente, asesinado
El hecho cierto es que la noche del 19 de abril la muerte sorprendió a Niumar, aunque evidentemente no lo llegó de “la mano de Dios”  sino de la de un hombre que le disparó mientras actuaba en el control de una supuesta manifestación política en la ciudad de San Antonio de Los Altos, un suburbio de clase media ubicado a unos 15 kilómetros de Caracas, la capital venezolana.

El sargento se encontraba sobre un puente o elevado cuando un proyectil lo alcanzó en el rostro. Fue suficiente para arrebatarle la vida. A su lado, herido en una pierna, cayó el coronel Juan Carlos Arias Méndez. Casi simultáneamente un vehículo antimotin del mismo componente fue atacado con bombas incendiarias que permitieron mostrarlo en redes sociales  y  en la web como si efectivamente se estuviera quemando.

Aquelarre digital

Ambos hechos (el asesinato y el supuesto incendio) fueron celebrados por partidarios de los atacantes y activistas antichavistas en twitter y en facebook. No sólo justificaban el crimen con el argumento de homologarlo a un acto de guerra, sino que lo festejaban en un plano personal.

En una especie de aquelarre digital fue posible ver como señores con cara de respetables padres de familia, señoras con aspecto de amantísimas amas de casa, asi como dulces niñas y adolescentes expresaban sin pudor ni temor su felicidad por el asesinato. Además lo mostraban como ejemplo para que en otras ciudades se hiciera lo mismo.

Incluso cuando poco despues se divulgaron fotos del sargento Sanclemente y se supo que era padre de una bebé, lo que hizo recordar que era humano, muchos exhortaron a quienes comenzaron a cuestionarse el crimen a recordar que sin duda era una técnica de propaganda y desmoralización usada por el “regimen”. Y afirmaron que eso estaba bien para que los demás entendieran  que lo mismo podía pasarles si seguían defendiendo la “dictadura”.

Balas, fuego, piedras

Pero el asesinato de Niumar no fue un hecho aislado, limitado geográficamente o producto de alguna actuación individual. Desde ese día, 19 de abril, hasta la segunda semana de mayo, más de 70, sí, setenta, guardias ha resultado heridos. La mayoria por piedras y objetos contudentes, pero llama la atención que al menos 12 fueron alcanzados por proyectiles disparados con armas de fuego, lo que indica nítidamente que no se enfrentan a indefensos manifestantes pacíficos que agitan sus manitas desarmadas.

En cuanto a la dispersión geográfica de los lesionados vale anotar que 25 casos ocurrieron en el Área Metropolitana de Caracas (Capital y Miranda), 17 en Falcón y 15 en Barinas (concentrados en Socopó, en el eje andino).

En Altamira robaron y quemaron moto de la GNB
Paradójicamente, mientras se evidencia con los hechos, testimonios y registros audiovisuales el uso de armas de fuego, los efectivos de la Guardia van desarmados a las actividades de control del orden público, no utiliza dispositivos que puedan ser letales y sólo emplean gases lacrimógenos autorizados por las regulaciones internacionales en la materia, según lo explicó el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López , entrevistado por la cadena rusa RT.

Asimismo el presidente Nicolás Maduro prohibió en uso de perdigones plásticos, según lo informó el vicepresidente del área social, Elías Jaua el 6 de mayo.

Los resultados de esas medidas, asi como de la experticia de la GNB en el control de manifestaciones, se han visto en la mínima cantidad de víctimas: solo un efectivo ha sido asesinado (sin duda, lamentable) y la Guardia es investigada por el caso de la muerte de un sólo manifestante, Gruseny Canelón, en Barquisimeto.

En contrapartida, durante la anterior explosión de violencia fascista, La Salida en 2014, fueron asesinados al menos seis efectivos militares, incluyendo dos oficiales, y el componente se vió involucrado en la muerte de dos personas.

Paradójicamente, mientras por el crimen de Sanclemente aún no hay detenidos, por la muerte de Canelón el Ministerio Público ordenó la privativa de libertad para 14 militares. En los casos de 2014 la actuación  jurisdiccional ha sido contundente para sancionar a los uniformados (hay varias condenas ya), mientras que la persecusión de los victimarios de los guardias apenas ha logrado la captura de dos jovenes que actuaron en el homicidio del capitán Ramzor Bracho, en Valencia.

Fascismo contra la GNB

Pese a estos datos que dan cuenta de la actuacion quirurgica y profesional, la GNB se ha convertido en el objetivo mediático de  la conspiración. Aunque no haya estado actuando en las locaciones casi todas las muertes de civiles son atribuidas por los grupos, voceros y medios de oposición al componente militar.

Tres casos emblemáticos de fallecimientos en Caracas, los de Juan Pablo Pernalete (Altamira), Andrés Cañizales y Miguel Castillo (Las Mercedes), fueron atribuidos automáticamente a la acción de la GNB, incluso con alegatos tan fantasiosos como disparos horizontales de dispositivos de gases lacrimógenos.

Paradójicamente en los tres casos no hay ni siquiera una narrativa de la supuesta acción de los militares en cada evento, y por el contrario todos los elementos indican que trató de asesinatos programados o al menos por “fuego amigo”.

Es decir, una primera conclusión apunta a la existencia de un plan para liquidar física y moralmente al componente militar. Y en lo moral y emocional por dos vías: por una parte debilitando la disciplina de combate y el espiritu de cuerpo, y por la otra criminalizando la actuación legítima y ajustada a la ley de la institución.

¿Cuál es el objetivo de esto?  Sencillamente eliminar la principal barrera de defensa de la ofensiva que, como parte de la guerra de cuarta generación, los factores de poder mundial y la burguesia venezolana, aliada con el capital transnacional, han emprendido contra la nación.

El modelo de conflicto está anclado en la activación de fuerzas beligerantes no tradicionales, conformadas por civiles con adiestramiento de combate, pero que combinan roles y formas de lucha. Pueden actuar como activistas políticos o sociales, que protestan pacíficamente, influenciadores de la agenda pública que inciden en lo cultural y lo simbólico, o como “combatientes” urbanos que ejercen  diversos grados de violencia para imponer el caos y la ingobernabilidad.

Un plan macabro

En este momento, sólo la GNB por su experiencia, formación y disciplina tiene la capacidad y la flexibilidad para adaptarse a ese ejército de ocupación interna o a ese “soldado-masa” en que los aspectos psico-emocionales de la ofensiva imperial han convertido a una parte minoritaria, pero no por ello despreciable, de nuestra población.

Liquidar en lo moral (y de ese modo en lo concreto) a la Guardia, es una condición imprescindible para la siguiente fase del plan insurreccional contra  Venezuela, que es la confrontacion apocalíptca con los componentes tradicionales, orientados a la defensa ante los enemigos externos de la Nación, como el Ejército, la Armada y la Aviación.

Ya han hecho los ensayos, como ocurrió con los saqueos de El Valle el 20 y 21 de abril, que incluyó un ataque controlado a una de las alcabalas de Fuerte Tiuna y eventualmente un intento de ocupación “civil” del complejo militar. Y más recientemente con el pretendido asalto de “manifestantes pacíficos” a la base aérea Miranda, en La Carlota.

Artículo: Victor Hugo Mjano/Cuatro F
Fuente: La Tabla
http://www.latabla.com


Que nadie se equivoque.

lunes, 24 de abril de 2017

Prontuario de la Carta Democrática



1 El 11 de septiembre de 2001, por uno de esos errores en los que tanto incurre nuestra diplomacia, Venezuela suscribe en Lima la llamada Carta Democrática de la OEA. No nos cansaremos de insistir en que ni en las páginas web de dicha organización ni en sus compilaciones de normas impresas aparece que Estados Unidos y Canadá hayan suscrito dicho documento injerencista. Durante el siglo XX la lucha contra dictaduras había culminado en el desarrollo de movimientos progresistas en Cuba, República Dominicana, Nicaragua y El Salvador. Estados Unidos necesitaba instaurar democracias formales para impedirlo.

2 Árbol que crece torcido, nunca su rama endereza. El día 11 de abril de 2002 el embajador estadounidense Charles Shapiro aparecía en la primera plana de casi todos los diarios venezolanos declarando que Venezuela estaba “fuera de la Carta Democrática de la OEA”. Legitimaba así anticipadamente el golpe de Estado que reventaría horas después, y la subsiguiente dictadura de Carmona, a quien visitó en los días siguientes y contra cuyo despotismo no tomó ninguna medida la OEA. La Carta Democrática se convertía en pretexto para un atentado contra la democracia.

3 Dos días después, el sábado 13 de abril, un periódico de circulación nacional titula en desplegado “Carta Interamericana Democrática fundamenta el gobierno de transición”. Se trata de las declaraciones del doctor Allan Randolph Brewer Carías, quien afirma que “El documento constitutivo de este gobierno transitorio se fundamenta en la Carta Democrática Interamericana, que Venezuela suscribió el 11 de septiembre de 2001 y que constituye un catálogo de lo que debe ser una verdadera democracia en el hemisferio, en el entendido de que el régimen de libertades que se desea no se limita a la realización de elecciones para la designación de las autoridades de los órganos del Poder Público, sino que también postula la necesidad de separación y control de los poderes, el pluralismo político, la probidad y responsabilidad en el ejercicio de los cargos, el respeto al Estado de Derecho y a los derechos y garantías constitucionales, en particular de la libertad de expresión”. La mal llamada Carta Democrática “fundamenta” así una tiranía que destituye todos los cargos de elección popular, disuelve el Poder Legislativo y el Tribunal Supremo de Justicia, deja sin efecto por decreto una Constitución votada por el 71% del electorado y todas las leyes que consagran conquistas sociales, y entroniza un déspota por quien nadie votó por 47 horas que, de no ser por el pueblo, se hubieran prolongado 47 años.

4 Indigno es que organizaciones que nada hicieron contra la dictadura patronal se ensañen contra la democracia; indignarte que países que no suscribieron un instrumento tal lo esgriman contra Venezuela.

Articulo: Luis Britto García
Fuente: Ultimas Noticias

miércoles, 12 de abril de 2017

La violencia será retuiteada



¿Cuántos retuits son necesarios para construir una verdad? ¿Cuánto tiempo en tendencia, minutos de periscope, repetición de videos, memes, fotos, hacen falta para que sea aceptada como cierta? ¿Cuánta distancia existe entre la realidad y esa verdad? ¿La realidad es finalmente esa verdad?

Caracas 08 de febrero, 3pm: según las redes sociales y las agencias de noticias, las calles de la ciudad son una mezcla entre la batalla de Alepo y una insurrección de masas, la policía reprime con furia dictatorial, y un gas de color rojo deja entrever la posibilidad de un ataque químico por parte del régimen. Hay héroes: jóvenes, gente grande, familias, miles que dicen basta, que resisten, están decididos a llegar hasta donde sea necesario para lograr la anhelada y prohibida libertad. Épica libertaria, eso se vive en la capital de Venezuela.

Misma hora, oeste y mayoría de la ciudad: calma absoluta. Sólo el Palacio de Miraflores está más custodiado que de costumbre, y el servicio de metro está cortado. Si no se mira las redes sociales ni las agencias, no sucede nada. Es un sábado cualquiera.

Este de Caracas: el paso está bloqueado por la policía en Plaza Venezuela. El epicentro de violencia es la avenida Libertador: lanzan piedras, arman barricadas, atacan los camiones hidrantes, tienen teléfonos inteligentes último modelo, levantan las manos abiertas para las fotos, arman las poses, retwitean, construyen la épica y la verdad ¿Cuántos son? En total, y en su mejor momento, unos seis mil. Son 200 en algunos focos, en otros se trata de células. No importa: los planos cerrados de fotografía pueden suplantar la masividad -lección número uno al mirar imágenes- y una foto en calle angosta, o con curva, puede construir una inmensidad. ¿Quiénes son?: clases medias altas y altas, la burguesía y sus hijos. Odian a Chávez, a Maduro, desprecian a los pobres y los chavistas. Es la base social de la derecha. Escuálidos, que no es igual a opositores.

Por la noche la avenida y cercanías están cruzada de escombros, palos, alcantarillas levantadas. La dirección de la Magistratura tiene los restos del incendio que hizo la derecha. La misma que dice que fue obra del Gobierno para culparlos a ellos. El resto de Caracas -es decir casi toda la ciudad- tiene la imagen de siempre.

La verdad se construye y se disputa. La derecha dice que es reprimida en las calles. La realidad -vista en el terreno y no a través de las redes- es que al llegar al punto donde se les impide el paso, se activan los grupos de choque organizados, muchos financiados, que inician la confrontación. Algunos fueron detenidos con explosivos. Se le impide el paso al oeste por dos razones principales: evitar el encuentro con la movilización chavista, y que prendan fuego/destrocen instituciones, como lo han hecho en varias oportunidades. La derecha busca el hecho mediático, lo arma y lo difunde a través de sus cuentas y la trama de alianzas comunicacionales nacionales e internacionales.

Necesitan cuatro cosas: mostrarse como víctimas de una dictadura que los castiga y persigue, hacer creer que son un pueblo y no una minoría clasista, instalar esas ideas a nivel mundial para construir una matriz, difundir al interior del país la imagen de una capital caotizada.

La pregunta es: ¿logran esos objetivos? Lo hacen si se construye en el continente, Estados Unidos y Europa -donde arman su correlación de fuerzas- una imagen de confusión extrema donde solo emerjan las ideas de dictadura, violación de derechos humanos y libertad de prensa, y hambre. Para ellos es imprescindible, dependen del frente exterior, lo necesitan y responden a esas demandas. Cada imagen legitima las declaraciones del secretario de la Organización de Estados Americanos, de los presidentes como Mauricio Macri y Michel Temer, de gobiernos europeos que ya piden intervenciones alegando que el tiempo del diálogo terminó, y sobre todo de Estados Unidos.

El día viernes por la tarde el Comando Sur emitió las siguientes declaraciones: “Venezuela se enfrenta a un estado de inestabilidad, debido a la falta de alimentos y medicamentos. La incertidumbre política continúa y hay un deterioro de la situación económica. Esta creciente situación de crisis en Venezuela podría obligar a una respuesta regional inmediata”. Horas antes había lanzado misiles de manera unilateral sobre Siria. El imperialismo existe y su nivel de peligrosidad está en rojo.

No es la primera vez que la derecha monta un escenario como este. El episodio más reciente fue a principios del 2014, con el saldo de 43 muertos, su base social desgastada, quema de edificios públicos, autobuses, ataques a chavistas, uso de francotiradores, asedio a canales de televisión. Es parte de su repertorio de acciones, para decirlo en palabras de sociología. En aquella oportunidad la violencia había terminado por deshacerse, y el mismo Nicolás Maduro había dicho haberse equivocado al subestimar la potencia de daño de la derecha. ¿Esta vez tienen más? ¿O cómo piensan dar el vuelco final?

Su capacidad de movilización es menor que en aquella oportunidad. La base de la derecha descree en gran parte de su propia dirigencia -por excesos de fraudes y disputas intestinas. Podría crecer la adhesión en la medida en que las confrontaciones callejeras logren atraer a las partes más radicalizadas, exclusivamente ricas. Resulta muy improbable que sectores de las clases populares se hagan oído del llamado de violencia de la derecha. Hasta ahora las imágenes son claras: no están presentes. Las semanas siguientes dirán si logran revertir ese problema nodal. Su otra gran ausencia es la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Se han descubierto planes golpistas, desmontado operaciones, y hasta el momento ninguna fracción salió públicamente a la luz. Sin militares y sin barriadas no se quiebra una correlación de fuerzas callejeras en Venezuela.

Por eso el peligro central viene del frente exterior, es decir de Estados Unidos y las herramientas que le responden. Para ellos las fotos, las declaraciones, los retwit, el show mediático. Porque es un show. Peligroso: ya murió un joven. El policía fue arrestado: ¿disparó por orden de un superior, un plan de la derecha para generar muertos -¿cuánto cuesta un disparo de un policía?- o por un error? Río revuelto, eso necesitan. Y trabajar sobre decisiones del Gobierno que puedan darle más fuerza a su estrategia. Como la de inhabilitar a Capriles Radonsky por 15 años: más fuego al fuego. Un desacierto político en este momento.

La derecha planteó su agenda de lucha. Tendrá como día central el 19 de abril, fecha de aniversario de los cuatro años de la asunción de Maduro como presidente. Entre tanto se verá la capacidad de reagrupar, armar el tablero internacional -el gobierno tiene a Rusia como aliado central, y el Vaticano como fuerza que presiona para el diálogo- construir un escenario que permita evitar un desborde de violencia mayor, una intervención extranjera. Horas de desarrollo en Venezuela. El desenlace está por verse.

Articulo: Marco Teruggi
Fuente: Notas Periodismo Popular

lunes, 20 de marzo de 2017

COMUNICADO






El Círculo Bolivariano Socialista “Hugo Chávez Frías” de Costa Rica, ante el recurrente intento por parte del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en su simpleza de suspender de la Organización de Estados Americanos a la República Bolivariana de Venezuela, manifiesta públicamente su solidaridad y apoyo irrestrictito al hermano Pueblo venezolano, a su Gobierno Bolivariano y a su Presidente Constitucional, Nicolás Maduro Moros.

Almagro, con actitud servil, mantiene el firme propósito de imponer en toda América Latina una agenda neoliberal de exclusión social, desigualdad e injusticia social.

Nunca antes ha habido un gobierno latinoamericano fusionado con su Pueblo en franca lucha independista que haya abierto amplios espacios para un porvenir de quienes sueñan y luchan por un mundo equitativo y digno de ser vivido por todos y todas.

Venezuela, ejemplo de ser un Pueblo valiente y patriótico comandado por un líder Obrero, quien desde su elección popular no ha descansado de los ataques reiterativos de la derecha interna e internacional, quienes se han valido de la puesta en ejecución de guerras de orden mediático, económico, así como de seguridad ciudadana, para provocar dimisión del Presidente Nicolás Maduro Moros.

Seguros estamos, nosotros, los Pueblos hermanos, que el Presidente Maduro quien ha demostrado cumplir a cabalidad la agenda de Gobierno legada por el Presidente Chávez, saldrá victorioso de otra batalla más de esta guerra sin cuartel por la Soberanía de la Patria del Libertador Simón Bolívar.

Como costarricenses no cesaremos ni un momento de apoyar, informar y divulgar la razón, lucha y verdad de la Revolución Bolivariana, de su Gobierno y de su Pueblo unido y organizado.

Fuente: CBSCRPrensa
Eduardo Medina Guevara/Fundador-Coordinador de los CBSCR



lunes, 27 de febrero de 2017

!A 28 años de El Caracazo! Así se inició el estallido popular el 27 de febrero de 1989



El 27 de febrero es un hecho que los venezolanos siempre van a recordar y contarán a sus generaciones por ser la fecha que marcó el inició del Sacudón también conocido como “El Caracazo”, donde se vivió por 10 días un espiral de violencia que causó la muerte de al menos 300 personas y la desaparición de otras 3000.

El Caracazo fue una serie de fuertes protestas y disturbios en Venezuela durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez, que comenzó el 27 de febrero y terminó el 8 de marzo de 1989 en Caracas, e iniciados realmente en Guarenas a raíz de una protesta de los habitantes del lugar contra el alza de pasajes en vehículos de transporte colectivo. La masacre ocurrió el día 27 de febrero cuando fuerzas de seguridad de la Policía Metropolitana, Fuerzas Armadas del Ejército y de la Guardia Nacional salieron a las calles a controlar la situación. Aunque las cifras oficiales reportan 276 muertos y numerosos heridos, algunos reportes extraoficiales hablan de más de 300 personas fallecidas y 3000 desaparecidas.

Se trataba de un hecho aparentemente aislado, pero que estaba vinculado a la situación económica imperante para aquel momento en el país, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez donde la población comenzó a sufrir los efectos de una progresiva recaudación de impuestos, acompañada de una devaluación de la moneda en 1983.

Las principales medidas neoliberales anunciadas por Pérez fueron:

-Someterse a un programa bajo supervisión del Fondo Monetario Internacional con el fin de obtener aproximadamente 4500 millones de dólares en los 3 años siguientes.
-Liberación de las tasas de interés activas y pasivas en todo el sistema financiero hasta un tope temporal fijado en alrededor del 30%.
-Unificación cambiaria con la eliminación de la tasa de cambio preferencial.
-Determinación de la tasa de cambio en el mercado libre de divisas y realización de todas las transacciones con el exterior a la nueva tasa flotante.
-Liberación de los precios de todos los productos a excepción de 18 renglones de la cesta básica.
-Anuncio del incremento no inmediato, sino gradual, de las tarifas de servicios públicos como teléfono, agua potable, electricidad y gas doméstico.
-Aumento anual en el mercado nacional, durante 3 años, de los precios de productos derivados del petróleo, con un primer aumento promedio del 100% en el precio de la gasolina.
-Aumento inicial de las tarifas del transporte público en un 30%.
-Aumento de sueldos en la administración pública central entre el 5 y el 30% e incremento del salario mínimo.
-Eliminación progresiva de los aranceles a la importación.
-Reducción del déficit fiscal a no más del 4% del producto territorial bruto.
-Congelación de cargos en la administración pública.

El Ejecutivo presidido por Carlos Andrés Pérez a solo pocas semanas de haber asumido el mandato decidió poner en práctica este paquete de medidas económica que perjudicaban directamente al pueblo. El 26 de febrero el Ministerio de Energía y Minas anuncia el alza en 30% de los precios de la gasolina y el incremento de las tarifas del transporte público urbano e inter-urbano también en un 30% a partir del 27 de febrero, válido para los 3 meses siguientes, después de los cuales podrían aumentarse hasta el 100%.
Las medidas económicas y sociales impuestas por el gobierno y la creciente tasa de pobreza originaron las protestas populares y la posterior masacre por parte del mismo de Gobierno, de su ejército y su policía, llamada como el “Caracazo”.

Fuente: Noticias 24